Prueba estos remedios caseros y dile adiós al insomnio

El insomnio es un problema que abruma a muchos, y es que dormir es tan necesario para mantener el buen equilibrio del cuerpo y la salud, que cuando no se logra conciliar el sueño, se desencadenan condiciones de salud que se pueden evitar recuperando el sueño.

Si sientes nerviosismo, te despiertas seguido en las noches, no logras relajarte para dormir, entonces necesitas leer lo que te presentamos en este artículo,  tu cuerpo, tu mente y tu salud te lo agradecerán.

Insomnio 1

En cual situación estas

Muchas son las causas que provocan insomnio, y el primer paso es identificar el problema o detonante que te roba el sueño. Si no conoces a tu enemigo, no puedes ganarle la batalla, así que presta atención.

  • Estrés excesivo
    esta condición de estrés es el detonante de muchas otras condiciones, en este caso, es un vehículo que provoca insomnio que detonara luego condiciones de salud a considerar. El estrés puede estar relacionado con el trabajo, con una situación familiar o sentimental, u otros problemas personales.
  • Falta de ejercicio físico
    El ejercicio físico, ayuda en la eliminación de toxinas del organismo, energiza el cuerpo y regenera las células. Después de una rutina de ejercicios y un buen baño, lograr dormir será muy fácil.
  • Problemas ambientales
    garantizar una buena temperatura ambiental cuando se pretende dormir es fundamental. Es difícil lograr dormir cuando se está expuesto a un calor excesivo o a un frio insoportable.
  • Falta de hábito de sueño
    como muchas cosas en la vida, para dormir necesitamos crear un hábito al cuerpo. El cuerpo se acostumbra, si nos quedamos despiertos generalmente por largas horas, cuando se quiera someter a dormir lo que se necesita y cuando se necesita, se debe crear ese hábito.
  • Problemas relacionados a la alimentación
    una dieta rica basada en grasas animales, el consumo de alcohol y de café son cosas que deben evitarse antes de ir a dormir.

Remedios caseros que combaten el insomnio

  • Tomillo
    Relajante y somnífero natural, recomendado en casos de cansancio excesivo. Prepare un baño tibio en su bañera y añada una cantidad considerada de flores de tomillo. Otra forma en que se puede aprovechar, es preparando una infusión suave, una cucharadita de té, por 1 taza de agua, promoverá la conciliación del sueño.
  • Valeriana
    Sus propiedades hipnóticas favorecen y mejoran la calidad del sueño. Tomar una infusión preparada con una cucharada de raíz de valeriana dos horas antes de ir a la cama.
  • Flor de Pasión (Passiflora caeurulea)
    Muy aconsejable en los casos de depresión, donde se pasa por un proceso de desasosiego e incertitud. Trabaja directamente sobre el sistema nervioso, calmando la ansiedad, estabilizando las emociones y alejando los sentimientos de tristeza. Prepare una infusión de dos cucharadas de la planta seca por medio litro de agua, tome dos tasas al día. También puede extraer aceite macerando una cantidad de planta seca por la misma cantidad de alcohol, dejando actuar por una semana. Filtre y consuma 25 gotas diariamente 1 hora antes de ir a dormir.
  • Lúpulo
    Prepare una infusión con una cucharada de flores secas en un vaso de agua. Relaja y tranquiliza el sistema nervioso.
  • Lechuga
    la lechuga tiene efectos tranquilizantes. Prepare una ensalada de hojas de lechuga con aceite verde extra virgen media hora antes de ir a la cama. También puede hervir a un 50% 4 o 5 hojas y tomar un vaso en la mañana y otro en la noche.
  • Limonero
    Mezclar el jugo de limón, con 2 o 3 cucharadas de miel, tibiarlo un poquito al fuego, y luego tomar media hora antes de ir a la cama.
  • Nébeda
    Prepare una infusión con una cucharada de planta seca o tierna por un vaso de agua. Tome un vaso todas las noches antes de ir a la cama. Tiene propiedades hipnóticas igual que la valeriana.

Lo que debes saber

Mantener un buen nivel de calcio, magnesio, vitamina B y C,  favorecen el sueño. Puede optimizarlo con los siguientes alimentos:

  • Calcio
    en las legumbres, frijoles sean negros o blancos, cacahuates, coles, espinacas, frutos verdes y nabos.
  • Magnesio
    judías, espinacas y germen de trigo.
  • Vitamina B
    cereales, trigo, avena, cebada, avellanas, almendras, nueces, coliflor, col, espinacas, rábano, lechuga.
  • Vitamina C
    Pimentos, rosa canina. Naranjas, pomelo y limones.

Si te parece útil este articulo, compártelo con tus amigos.

Deja tu comentario